DEDICADO A VICTORIA, UNA AMIGA QUE ME AYUDO, CUANDO LO NECESITÉ - Viernes, 1 de Octubre, 2004

A menudo me encierro en mi mundo, guardo la llave de la interpretación, procuro olvidarme del guión, retiro de mi cara todas las sonrisas falsas, apagó mi voz y vivo de recuerdos. Arranco las flores que adornan mis sueños, rompo con las cosas reales que inundan nuestra poesía, lo que rodea nuestra alma, lo que vive en nuestra mente y nos confunde con el sentido de la vida cuando aprendemos a aceptar la verdad.

Intento distinguir entre los días que han pasado y los que han muerto, sentirme orgulloso de saber que todo ocurre por una razón. Cuando estoy tranquilo y con paz interior me imagino viviendo lejos en un apartado mundo real. Con la única idea de escapar, de sentirme rodeado de personas diferentes, que me quieran y me respeten tal y como soy. Que compartan mis sueños, que sepan que existen días en los cuales quiero estar solo... que sequen mis lagrimas y curen mis heridas... que sustituyan este par de alas rotas por unas nuevas y me enseñen a volar, que me ayuden a descubrir otras miradas llenas y verdaderas, que se acostumbren a mi color de ojos, mi altura... que me den esperanzas, ilusiones, que me recuerden que mientras a vida existe la esperanza. No te canses nunca de luchar, sigue caminando, construye cada día una nueva forma de vivir y procura no olvidar jamás que lo que para ti es importante merece la pena, aunque muchos no lleguen a entenderlo. Pero llegará un día en el que el sentido de la vida te hará despertar y volverás a la realidad ,y abrirás los ojos y te encontraras con el mismo amanecer que viste la ultima vez ENTRE LAS MISMAS NUBES QUE VOLVERAN A LLOVER UNIDAS AL MISMO PAISAJE DE LA "ISLA DE LA PALMA". Y el cielo seguirá siendo gris y el paso del tiempo... pero las personas serán las mismas, siempre. Las que te hicieron llorar y las que darían la vida por verte sonreír, las que te llevan en el corazón. Aunque no las veas, aunque no las sientas, pero estarán allí por si las lagrimas vuelven. Seré capaz de encender todas las velas del firmamento por verte feliz. Aquellas personas que me ayudaron a encontrar trozos azul ilusión en aquel cielo gris, comprendieron mi sueño de olvidarme de todo lo que había vivido, con el único fin de emprender otro camino y empezar de nuevo.

Por tu comprensión y tu ayuda MUCHAS GRACIAS VICTORIA.

Articulos