Diario de un Ilusionista, Vamos de un Gilipollas - 4 de octubre, 2005

Dice el extraño personaje que conoció a una persona de nacionalidad italiana de 70 años en un viaje a los fiordos noruegos. Esta mujer, por alguna extraña razón, quiere que este ilusionista con sueños de pendejo se empareje con alguna chica o mujer y le consigue citas, según él, con diversas mujeres de todos los países, condiciones, etnias, razas y algunas de alguna secta, otras interesadas en papeles para el casamiento, en fin… que en mi barrio llamaríamos a la mujer, LA CELESTINA.

Comenta el iluso, contador de cuentos chinos, a los cuatro vientos, que una de ellas, puesto que las demás le han dejado con el postre a medio acabar, ésta, Doctora de profesión y adepta a una secta iraní liberal con las mujeres, le invitó a una cena, (se entiende que detrás esta LA CELESTINA moviendo los hilos) pues bien, en dicha cena el confuso y extraño ser necesitado de amor narró a los presentes lo que sucedió a continuación y posteriormente durante la mágica e inolvidable noche, y juro por lo más sagrado que contuve la risa de una manera sobrenatural.

Una vez terminada la cena estilo romántico y con múltiples miradas entre ambos siguiendo el ritual de dos enamoradizos, decidieron ir a un baile, el iluso y soñador tiene una edad que supera la de un adolescente que se ilusiona con su primer beso, y la señora Doctora 45 años. Se dirigieron a una zona vulgar de copas y con la mezcla del vino, sangría y cerveza surgió lo inevitable en estos casos, ella se abalanzó sobre él con una posesa e irrefrenable atracción y le besó hasta meterle la lengua sólo donde alcanzaría un camaleón.

Salieron del local y se metieron en el coche de ella, y ésta a su vez se acopló encima del desdichado soñador, pero él, que es todo un caballero, la dijo que sería mejor en un lugar más cómodo, a lo que ella contestó... vayamos a mi consulta en Puerta de Hierro.

Una vez dentro de la consulta él observaba todo con su mirada de lince y de "avispado" y vió el sofá recibe clientes, la camilla para enfermos y demás artilugios y aparatos que requiere una Doctora para ejercer su profesión de una manera digna y profesional…, tan profesional como la propuesta que le hizo… tú serás mi esclavo y luego yo seré tu esclava, a lo que el sorprendido y cuentacuentos personaje, preguntó, ¿y qué debo hacer? Le dijo la doctora, tú ladrarás y yo te diré que eres un perrillo malo y te azotaré con un bastoncillo, todo ello con un collar de perro y con su correspondiente cadena, para acabar practicando sexo. Luego fue ella la perrilla mala y éste la decía, eres una perrilla en celo y te voy a vacunar, y ésta ladraba y movía él su "colita" a la vez que, en pelotas ambos, con collares de perros gemían, emitían los sonidos de los lobos y todo tipo de extravagancias, finalizando en el segundo acto.

Se sentó herido de muerte en el sofá de los pacientes y ella dijo: el siguiente por favor, ¿qué le pasa y qué síntomas tiene? Esta vez jugaban al doctor y el paciente, bueno el juego era palpar el cuerpo para encontrar bultos o algún tumor maligno, quizá paperas y alguna hinchazón y, en definitiva, acabó el tercer acto.

Una vez se fue la señora doctora a la ducha, como buena y consciente médico a lavarse sus partes intimas, y además el iluso comenta que no tomaron precaución...ésta le llamó con canto de sirena y acudió cual esclavo, perrillo, o gilipollas, y se fundieron en un abrazo de amor y lleno de ternura, eso sí, la puso mirando a la Meca y se la clavó. La inyección fue en el ano esta vez y en este punto comenta que dejó su huella de macho ibérico y de capitán América, a lo que ella respondió, tú me has dejado tu huella y yo te dejaré la mía, abrió una botella de vino con el tacón de un zapato, (cuantos empresarios la querrían para sus actos, celebraciones, bodas y banquetes, y demás eventos de hostelería...) e hizo correr el vino por el pecho de la bestia a la vez que bebía de su cuerpo, pero notó que era velludo cual jabalí y le dijo, esto lo arreglo yo, sacó un aparato para depilar y le depiló el pecho dejando su huella, en este caso borrable, le dejó sin pelo alguno en el pecho, le esquiló como a las ovejas, después de hacerle el amor cuatro veces.

Una vez acabada semejante aventura, solo creíble para personas incapacitadas psíquicamente o tremendamente fantasiosas que rozan esas enfermedades de cuyo nombre no quiero acordarme, pues bien le susurró al oído que era un chico malo y que la había engañado, pues ella estaba casada y tenía dos hijas y que el alcohol la sentaba mal y que si bien su marido no la hacía caso en temas de sexo, esto lo había estudiado y preparado el berraco y que ella era la víctima, así que le invitó a que se marchara de su casa. Este salió a las 6 de la madrugada y cogió un taxi, marchándose hacia su humilde morada del león abatido por una fiera superior y en peligro de extinción, como es la especie de la DOCTORIS NINFOMANICAS, y tomose unas cuantas dormidinas para conciliar el sueño del Guerrero y poder soportar semejante subidón de adrenalina.

SEMEJANTE SUBIDON DE ADRENALINA, CUANDO ESTO SE LO CUENTA A ALGUIEN… PARA DEMOSTRAR ALGO QUE NO ES REAL, Y QUE O LO HA SOÑADO, O ES SU FANTASIA EROTICA O QUIERE DEMOSTRAR QUE EL MACHO IBERICO SIGUE EN ACCION POR EL TERRITORIO PENINSULAR.

Esto escrito es de manera que cuando lo lea alguien…se de cuenta de que no se puede fantasear gratuitamente de una manera tan absurda como inimaginable y seguro que aprende algo, que no es otra cosa que ser uno mismo y no querer aparentar lo que no se es y lo que no se hace.

Esta persona, igual que otras, un día tendrá que volar solo, y tener su propio nido, y SOBRE TODO NO CONTAR MENTIRAS A UN CHICO DE BARRIO… QUE VIENE DE VUELTA DE CASI TODO.

CUANDO SE MIENTE UNA VEZ, QUIZA HAYA QUE DECIR MIL VERDADES MAS TARDE.

Y aquí aparece la figura de los auto-engañados. Si le mientes a otras personas y los engañas está bien. Pero cuando te engañas A TI MISMO te comportas como un acomplejado.

Hipócrita es cuando dices estar a favor de la libertad de expresión y eres tu propio censor, y te quejas de palabras que puedan "herir la sensibilidad de alguien" aun si las palabras están probando A UN MENTIROSO. Estas personas no pueden estar a favor de la libertad de expresión porque ni siquiera la practican.

ENGAÑARTE A TI MISMO PARA SER ALGO QUE NO ERES, tales personas reaccionan de una manera extraña cuando alguien sabe algo y aplasta su pequeña fortaleza de mentiras, se puede apreciar como adoptan un comportamiento autodestructivo y se refugian en su vieja fe. Creencia en MENTIRAS a pesar de que se han probado todas como falsas.

El autoengaño es un asunto de bastante importancia, estas personas no son lo suficientemente conscientes para saber siquiera que se engañan a sí mismos. Son los propios enemigos de su propia sinceridad que pueda haber dentro de sí mismos.

Autoengaño hipócrita es el tonto de turno que grita pidiendo LIBERTAD SEXUAL, cuando ni siquiera sabe que toda la bulla que hace ES PARA DISTRAER A LOS DEMAS Y HACERLES PERDER EL TIEMPO.

Su preocupación real, bajo mi punto de vista, tiene que ver más con la aceptación de otros ya que obviamente no SE ACEPTA A SÍ MISMO DE UNA FORMA CLARA Y PATENTE.

Puedes identificarlos: trataran de contar historias de toda índole y en este caso casualmente a una persona que tuvo su primera aventura en estas lides, de forma natural y espontánea, desde los 13 años, pero no tan raros o quizá sí más raros pero, claro está, no lo contaría en una cafetería en una tertulía jamás, hay que ser un caballero.¡Eso es autoengaño hipócrita!

AUTOENGAÑO NO ES LO MISMO QUE ENGAÑAR A LOS DEMAS

Articulos