En Relación al Nacionalsocialismo - 30 de marzo, 2006

Muchas son las personas que han confundido el mensaje de un libro, la frase de un padre, o al ver una película se han sentido como el héroe de la misma, y de esta manera se han hecho daño a sí mismos, y eso no importa, relativamente, pero si el daño es al prójimo, la verdad es que sí que importa, y mucho.

Tal es el caso de las lecturas del filósofo Nietzche, las cuales han sido una excusa, o falso argumento, para cometer atrocidades en torno a una etnia como la judía, interpretadas de una manera infantil y caprichosa para poder justificar lo injustificable, EL HOLOCASUSTO.

Las referencias a Nietzche como filósofo del nacionalsocialismo han sido muy frecuentes, llevadas muchas veces por los intereses y los deseos más que por un conocimiento serio y una reflexión crítica sobre todos sus escritos.

Ese manejo interesado de los aforismos nietzcheranos lo desarrolla Bauler y otros muchos. Adolfo Hiltler así lo proclamaba y cuentan que se complacía paseando por los archivos de Veirman con el bastón del filósofo como gloriosa insignia.

Oswald Spengler, tan leído años atrás, en su decadencia de occidente se proclama indiscutiblemente seguidor de Nietzche y hace regencia en su epílogo a la llamada para los venideros años decisivos (1933), pues él quería que los alemanes construyesen un socialismo prusiano para de ese modo dominar el futuro.

Nietzche atribuye un gran valor a las acciones colectivas de la raza y habla de la raza selecta, pero son varias las razas que han actuado como selectas en los distintos tiempos y hasta han podido existir en las mismas épocas, tanto los héroes homéricos, los vikingos escandinavos, los romanos, árabes, japoneses y otros.

El problema de la raza no es solo propio de la generación por los padres, cuenta también y mucho la educación, la formación. Siempre intenta poner de manifiesto a los pueblos que, a su manera, han realizado su afirmación, un sí a la vida. No siempre los pueblos han mantenido y fomentado los valores auténticos.

El mismo Nietzche acusa también a los arios: “la influencia aria ha corrompido a todo el mundo”, mientras elogia modos de vida muy diversos en su origen.

Muy duramente se ha criticado el antisocialismo de Nietzche, así como se le acusa de ser ideólogo del nacionalsocialismo. Nietzche entiende el ser social de los hombres muy diversamente a como lo entendieron los ideólogos del nacionalsocialismo y otros socialismos despóticos. Si Nietzche escribe: “el hombre solo adquirió la conciencia de sí mismo en cuanto animal social”, también afirma que “por medio de la moralidad de las costumbres y de la camisa de fuerza social hicieron al hombre realmente culpable”. De este modo ve Nietzche las pretensiones socialistas de incrementar el trato de los hombres como rebaño y quien intente apartarse de él será golpeado con los cuernos de estas reses. Combate, pues, toda anulación del individuo, persona y tanto más en el modo como lo pretendía el nacionalsocialismo, pues este filósofo se opone enérgicamente al despotismo y totalitarismo.

Así mismo, EL NACIONALISMO es para Nietzche UNA NEUROSIS NACIONAL, que es la enfermad de Europa, llevándola a un callejón sin salida, debido a la permanencia de los pequeños estados en Europa, a la pequeña política, y es necesario buscar un quehacer, una tarea que una a los pueblos de nuevo. Porque lo que hace precisamente que prevalezca el nacionalismo no es el interés de muchos, sino el interés de dinastías de monarcas y también de algunas clases comerciales y sociales. Una vez reconocido esto, puede uno ser un buen europeo y trabajar por la fusión de las naciones, en lo cual pueden colaborar los alemanes debido a su cualidad conservadora de antiguo de ser intérpretes y mediadores de los pueblos. Y dicho sea de paso, todo el problema de los judíos existe solamente dentro de los estados nacionales, en cuanto ha de llegar a la preponderancia por doquier, su energía y su inteligencia superior. El caudal de ingenio y voluntad acumulado por los judíos de generación en generación, con su largo aprendizaje en el sufrimiento despiertan la envidia y el odio del tal modo que llega a ser excesivo, EL VICIO LITERARIO HOY, en casi todos los países, de llevar al patíbulo a los judíos como víctimas expiatorias de todas las posibles calamidades públicas y privadas. Con mayor fuerza, cuando éstas tienen carácter nacional.

La mentalidad de Nietzche mira la convivencia social por encima del aspecto nacionalista que no deja de ser restrictivo y negativo, distanciando a los hombres con sus fronteras.

Por eso es preciso no engañarnos, dice, el nacionalismo es meramente una forma de exotismo. Como resumen, leamos sus expresiones sobre pueblos y patrias:

Es preciso aceptar que a un pueblo que sufre fiebre neurótica nacional y ambición política, o quiere padecerla, le sobrevengan múltiples nubarrones y perturbaciones sobre su espíritu, en pocas palabras, PEQUEÑOS ATAQUES DE ATONTAMIENTO. Por ejemplo la tontería antifrancesa para los alemanes de hoy o bien la antijudia, la antipolaca, o así mismo la cristiana-romántica, la wagneriana o la teutónica, o la prusiana. Recuérdese por tanto a estos pobres historiadores mentalmente tan unidos, todos ellos pueden declarar estas pequeñas obnubilaciones del espíritu y de la conciencia alemana.

Son afirmaciones contundentes, contrarias a las pretensiones nacionalsocialistas, y pueden leerse multitud de pasajes críticos contra los modos culturales, sociales y políticos de los alemanes.

YA QUEDA PATENTE QUE Nietzche NO ESTABA A FAVOR DEL ANTISEMETISMO JUDIO, TAN ENRAIZADO EN LOS NAZIS. Si bien considera a los judíos moralmente nacidos para la esclavitud, pues con tal fuerza han influido en la inversión de valores, que con ellos comienza la rebelión de los esclavos en la moral. Les atribuye el orgullo profundo de pueblo sacerdotal, y el pueblo elegido entre los pueblos que con odio abismal de los impotentes han logrado esa invasión de valores que se mantiene durante milenios.

A pesar de estas relevancias, irónicamente negativas para los judíos, Nietzche tiene expresiones inequívocamente positivas a su favor: LOS JUDIOS, SON SIN NINGUNA DUDA, LA RAZA MAS FUERTE, MAS RESISTENTE Y MAS PURA QUE VIVE EN EUROPA. Ellos así lo entienden para prevalecer a pesar de las condiciones adversas tratando de generar una raza común europea, no ya de naciones, que sea lo mas vigorosa posible, es tan útil y tan necesario el judío como cualquier resto de otra nación. El judío se caracteriza siempre por su ingenio, su tenacidad y su operatividad. Por eso mismo llega a ser eminente en dimensiones diversas que pueden despertar la irritación en los demás.

En todo caso, no pude negárseles unas cualidades positivas muy valiosas. Expresamente podemos leer:

Europa debe no poco a los judíos, precisamente con respecto a su logicismo, a sus costumbres puramente cerebrales, mucho más que a los alemanes, a quienes, como una raza que lamentablemente no razona, aun hoy es necesario hacerles, en primer lugar un lavado de cerebro. Donde quiera ha llegado la influencia de los judíos, han enseñado a distinguir con mayor finura a inferir con mas agudeza y escribir más claro y más limpio, su empeño fue siempre capacitar a los pueblos para razonar.

Nietzche tuvo que enfrentarse con su hermana, casada con el antisemita Forster, cuando quería que el hermano filósofo apoyase esas intenciones y es una de las razones para retirar su amistad a Wagner: “ya en el verano de 1876, en primera temporada de primeros festivales, me separé de Wagner en mi interior. No soporto la ambigüedad, y desde que Wagner estuvo en Alemania, poco a poco iba condescendiendo con todo lo que yo desprecio, hasta con el antisemitismo”. Y así mismo atribuye a los wagnerianos: "ningún engendro faltaba entre ellos, ni siquiera el antisemita".

Así pues, la opinión tan difundida que identifica las ideas y actuaciones del nacionalsocialismo con el pensamiento Nietszcheriano, es preciso reconocer que ha sido tendenciosamente dirigida en muchas ocasiones Y SIN PREOCUPACION ALGUNA POR ESTUDIAR A FONDO LOS ESCRITOS ORIGINALES. No cabe duda que gran parte de esta orientación fue fomentada y aprovechada por su hermana Elisabeth, que quiso confirmar con los escritos del hermano filósofo, las ideas referentes al antisemitismo de su marido, Forster.

Escrito lo anterior en relación a una pagina de la historia triste y tenebrosa quizás producida por un mal entendido de quienes les interesaba en esos momentos malentenderlo, a día de hoy se pueden leer cantidad de libros relacionados y mucho menos consistentes e incluso ridículos en relación a la época de Hitler y sus atrocidades, yo simplemente lo llamaría histeria colectiva, o pagar la frustración de cada uno en la virtud que tienen los otros y a mi por ejemplo me gusta más la frase china que dice SI NO PUEDES CON TU ENEMIGO UNETE A EL, LOS EEUU LO HAN HECHO COMO PRIMERA NACION A LOS CUALES LES HA CONCEDIDO PRIVILEGIOS Y DERECHOS Y SON LA MAYOR POTENCIA DEL MUNDO Y SIEMPRE TIENE QUE HABER UNA, COMO UN MEJOR EQUIPO DEL MUNDO, UNA MUJER MAS BELLA DEL MUNDO, UN ACTOR O ACTRIZ MEJOR DEL MUNDO, SIEMPRE TIENE QUE EXISTIR ALGUNA PERSONA, PUEBLO, MONUMENTO, PINTURA O LO QUE SEA MEJOR QUE OTROS, ES DECIR SI QUEREMOS SUPERARNOS, el vitalismo de Nietzche bien entendido, la superación de uno mismo.

No se cuantos millones o solo unos cientos de crímenes fueron cometidos sobre el pueblo judío, y lo que está claro es que no se puede volver al pasado. Sin ir más lejos a día de hoy los mismos judíos están todos los días asesinado a cientos de palestinos con la mirada atónita de la ONU y de las demás potencias mundiales y países, pero lo que no se podrá entender jamás es como se pueden amparar en según qué intereses les muevan , en libros sean sagrados, de filosofía, historia o literatura, EL DINERO ES EL QUE MARCA LAS PAUTAS, Y NO LAS FOBIAS Y EL ROMANTICISMO HACIA LA DEFENSA DE UNA NACION O PUEBLO.

ASI PUES, SERIA BUENO QUE SE ENTENDIERA UNA PELICULA, UN LIBRO, UNA FRASE, UN CONSEJO, UNA CONVERSACION Y TENER LA PERSONALIDAD COMO PARA DECIDIR POR UNO MISMO.

Camisa parda y botas altas, hijo mío, te regalé.

Mejor habría sido ahorcarme de haber sabido lo que se.

Al verte levantar la mano, hijo, y a Hitler saludar,

¿Sabía yo que aquellas manos todas se habrían de secar?

Cuando de una estirpe de héroes, hijo mío, te oía hablar, que tu serías su verdugo no lo podía imaginar.

Y detrás de aquel mismo Hitler, hijo mío te vi marchar, sin saber que quien le siguiera no regresaría jamás.

Alemania, tú me decías hijo, no se conocerá.

Ceniza y piedra ensangrentada, ¿Quién conoce a Alemania ya?

Con la camisa puesta un día te fuiste y yo no me negué.

Con ella puesta morirás:

Yo no sabía lo que hoy se.



Articulos