Una Noche de Botellón y con Sorpresa y Regalo en Forma de Bombón. - 4 de junio, 2006

Se aprecia por las calles de España el movimiento llamado botellón, no es otra cosa que una gran tontería, pero ellos (LOS TONTOS), lo justifican alegando que el alcohol en los bares y discotecas es muy caro, y en eso les doy la razón. Además de la bonita unión de estar reunidos unos miles de perdedores natos y sin un mínimo de cerebro, sean camellos, consumidores de algo y, como no, del alcohol, también su falta de autoestima y su incapacidad para pensar por sí mismos les lleva a eso que bien se podía denominar “EFECTO REBAÑO”. Suelen ser personas con una personalidad desfasada, no sólida, y sobre todo necesitada de amor y de compresión, inmaduros por definición, analfabetos por imposición y perdedores por bandera de su propia ilustración.

Un día me acerqué a un grupo de estos, me puse una vestimenta distinta y a la vez elegante, es decir, completamente diferente a los estropajos que usan en señal de rebeldía, y más sabe el diablo por viejo que por diablo, eran cinco chicas y tres chicos.

Les dije, con vuestro permiso me siento aquí a vuestro lado, puesto que estoy haciendo una tesis del por qué sois tan perdedores, quiero decir el por qué se llega a estas situaciones. Entre mis frases era claro mi desprecio, mi ironía y sarcasmo, los chicos se estaban poniendo nerviosos, son chicos Y QUIEREN DEMOSTRAR QUE NINGUN LOCO LES QUITARA A SU CHICA, UN POLVO NOCTURNO, O SER MAS INTELIGENTE QUE ELLOS Y SABER HABLAR MEJOR. Con ellas, en cambio, fue muy curioso, os haré preguntas y responderéis, las dije, ellos no me interesan, acabaran mal, son muy tontos. Claro esto les puso muy alterados, pero yo sabía donde estaba y como podía actuar, cosas de vida y mis pequeñas peleas de jovenzuelo.

Pues mi primera pregunta fue la siguiente, ¿que pensáis de destrozaros los órganos internos y de estar rodeados de tontos analfabetos que solo hablan de pastillas y de tonterías, dado por hecho que vosotras sois, por vuestra condición de mujeres, más adultas que estos atontados? Una rubia, que me ponía cachondo por su alto grado de guerrera, me contestó: ¿pero tú te crees que es normal que aparezcas aquí, te sientes de esa manera tan prepotente, insultes a nuestros amigos y nos digas si nos sentimos mal chaval? Yo me moría de risa por dentro, pero el show debía continuar, puesto que yo ese día estaba sembrado, me encontraba como en mis mejores épocas. La contesté, por favor mujer, que eres demasiado guapa y hermosa para que me trates así, estoy seguro de que si hicieras el amor solo una vez conmigo no me dirías eso y sí otras cosas, (pero todas estas frases y palabras muy seguro y con mucha rapidez); bueno esto es broma, es un truco que tenemos los educadores sociales para que no os sintáis mal, LOS MARGINADOS PERDEDORES. La rapidez del habla apenas les hacia captar lo que estaba sucediendo, si era broma, cámara oculta o quizá un policía secreta, esas eran mis bazas y que con un solo gesto de mi mano, serían personas seriamente dañadas físicamente, estaban en mi barrio!!!!!!...

Empezó lo curioso y lo que realmente os quiero transmitir, la rubia se abalanzó hacia mi haciendo que no quería escucharme, pero su líbido estaba muy alta, lo se .No preguntes el por qué. Luego había dos que me preguntaron que si de verdad estaba haciendo esa tesis para educador social y les dije que sí, me dijeron, joder que interesante, cuando acabes me la podrías enseñar, te paso mi número de teléfono. Muy bien, pero esto desencadenó una reacción como la vida misma. Una era tímida y tenía que ayudarla para que no se asustara, creo que estaba en ese sitio a disgusto, pero sus amigas la convencieron, por eso de UNA NOCHE ES UNA NOCHE TIA...Que asco cuando escucho eso de TIA...FELISA, NO TE JODE.

En fin, yo se, modestamente, sacar petróleo de estas personas con dudas y a su vez no dañarlas, la dije, dame la mano un momento, (pero recordar, con mucha rapidez y confianza, en mi barrio) ¿qué notas? SILENCIO, esperaban un truco o algo así, y la dije, que siempre tengo las manos calientes, (era invierno). Claro nadie esperaba una respuesta tan frívola y ridícula, esperan algo más, y lo hubo, la apreté la mano dándole a entender que todo era una broma y me dió tiempo, ya que estaba sentada la última, a guiñarla el ojo confidencialmente, se relajó y me quedé tranquilo, no quiero que sufra una chica joven, ni tenga mal recuerdo de algo, ni unos minutos, aunque se tratara de una broma a medias.

Pero llego la chica-mujer mística, y esa estaba necesitada de un amor, pero de esos de decirla, te quiero cielo mío, estas preciosa, ¿qué te has hecho en el pelo que estas muy guapa? Cada día más guapa, mi preciosa, bueno ya sabéis. El caso es que me preguntaba cosas personales y ahí perdí fuerzas, porque me hacia recordar cosas, pero sabía encontrar otra vez la fuerza. En cuanto me encontraba a punto de caerme de la risa y alguna pregunta comprometida, me dirigía a los chicos pastilleros y cocainómanos y les decía, seguro que os han pasado aspirina machacada, es que no sabéis ni pillar coca. Estos se enfurecían y les dije, tranquilos que ahora estoy con las princesas, cuando acabe estaré con vosotros para explicaros unas cosas de la vida que no olvidareis, y esto era con fuerza, mirando a los ojos y con mucha convicción.

La historia es que la rubia que me contestó con más fuerza al principio, empezó a reírse y a relajarse, estábamos codo con codo y me dijo, no se quien eres, ni de donde has salido, seguro que me ha sentado mal el hachís, pero reconozco que eres un puntazo de chaval. AQUÍ, AMIGOS, ES DONDE NUNCA FALLO, JAMAS. La dije, con permiso de tus buenas amigas, que seguro que han cumplido el ritual de ponerse ropa interior limpia, ser buenas, aunque borrachas y fumadoras (menos la tímida), te lo voy decir bien claro, pero que nadie se moleste, ni estos conejos que están aquí con vosotras para ver si os dejáis engañar y tocaros un poquito las tetas. Me descojonaba… porque ya a los chicos les había quitado su voluntad, su personalidad y su ego era mío, pues le dije a la rubia, no se tu nombre, por eso perdóname rubia, me pones, es decir, te lo explico, yo puedo percibir en tus pupilas y en los cambios de piernas y en la sonrisa hacia mi, y en otros detalles que no MENCIONARE, (A LA FACULTAD DE PSICOLOGIA A APRENDER, LO SIENTO, ENTENDERME) que tú y yo somos muy compatibles Empezaste mal conmigo y ahora estas un poquito desenfadada, has olido mi colonia y yo se cuando os repele y cuando os gusta, y te gusta. TODO ESTO DELANTE DE LAS CHICAS, LAS DIJE QUE ME PERDONARAN POR EL SUPUESTO DESPRECIO HACIA ELLAS, Y QUE ME DEJARAN 3 MINUTOS PARA HABLAR CON ELLA, LA RUBIA.

Me dijo, ¿sabes? me río, porque esto es la primera vez que me pasa en la vida, me parece que eres un valiente haciendo esto, o un loco. La pregunté, ¿tú que crees? Me contestó, un valiente con gran corazón. La dije, te confundes y mucho, soy un loco y tengo muchos problemas que me están matando a fuego lento, pero podemos apagar ese fuego si me concedes un baile aquí mismo. Era un sitio oscuro, solo para perdedores de la noche y con tráfico de drogas. La di la mano para ayudarla a levantarse del banco en el cual estaba sentada, casi se muere de la risa, porque yo la dije que yo cantaría la canción, y como no podía ser de otra manera, canté “Strangers in the Night”, y la dije al oído que si tuviera dinero la llevaría en una carroza roja con alfombras doradas al lugar del mundo que deseara.

Acabó el baile y dije a todos los presentes, ahora me voy y solo os pediré una cosa, por favor, cuando me de la vuelta no os riáis de mi, reíros conmigo y pensar que sin esta anécdota vuestra noche hubiera sido una más, rutina pura y frustración. Hoy noche, os habéis reído. Y a la chica tímida la dije, y tú seguro que no bebes más y te lo piensas, la besé la mejilla con mucho amor, sin prepotencia ya y las di la mano una a una, pidiéndolas disculpas por si las había hecho pasar un mal momento. Exclamaron todas, ¡pero que va si esto ha sido lo más de lo más, qué puntazo!

Bueno más o menos, miré a los chicos y estaban alejados...No querían que les informara del respeto que deben tener, vamos que estaban acojonados y OS ASEGURO QUE CON RAZON, LLEVABA ALGUN LLAVERO, BOLIGRAFO, que era mejor que no se lo enseñara. Miré a la rubia y la volví a decir, me hubiera gustado hablar contigo más profundamente mirando las estrellas, y me dijo con total sinceridad y con una carga de emoción y amor, a mi también. ¿Te vas en serio? La dije algo que me dijo una mujer que me dejó una herida durante cierto tiempo, justo en el centro de Madrid, dejemos que el tiempo pase.

Pasó el tiempo y nos vimos en un centro de salud, el abrazo que me dio LO DECIA TODO, SOBRABAN LAS PALABRAS, pero yo estaba de otra manera diferente, me iba hacer una radiografía de la muñeca y ella de la espalda, estábamos mucho más serios, pero con los ojos muy iluminados. Charlamos de la vida y de sus amigas, de mi vida, de la suya, DEL FAMOSO DIA, Y ME CONFESO QUE ESTABA DESEANDO QUE NO ME FUERA. Esto me produce ahora mismo gracia y una gran tristeza PORQUE YO LO SABIA. Actualmente vive cerca de mí y nos vemos muchas veces. Yo solo la saludaba al principio, por la rapidez de la vida, ahora nos vemos en un lugar, pero hay mucha gente, la vida cambia y sus ciclos y, o yo estoy muy EQUIVOCADO, O HAY COSAS ESCRITAS EN EL CIELO.

Dejemos tiempo y que el agua siga su curso natural. Ahora, eso sí, esta chica de nombre Olga, ahora es morena, llevaba el pelo teñido, cosas de mujeres sin importancia. POR CIERTO, NO BEBE NADA DE ALCOHOL, NO FUMA, TRABAJA HONRADAMENTE Y ES MUY LIMPIA Y GUAPISIMA, PERO SOBRE TODO MUY DULCE. VA AUN GIMNASIO, lo que es la vida, me río con vosotros/as amigos/as, eso, dejemos tiempo.



Articulos