Dos Sueños Que Cambiaron Mi Vida: - 14 de noviembre, 2006

Mucho ha sido el tiempo que ha pasado desde estos sueños tan impresionantes y ya estoy seguro de que los sueños nos indican algo. Quizás a veces se tenga que esperar para comprender algo sobre ellos, o quizás no se tomen en consideración, pero si son como los míos, tan apabullantes y tan reales en una situación de estrés máxima, sí que te dicen algo.

En el primero de ellos yo iba sobre un pantano, he tardado tiempo en encontrar un significado a ambos sueños pero creo que esto es lo que hay: bien, el pantano puede ser significado de pereza e inmovilismo, pero también puede ser signo de concordia y de prosperidad.

El caso es que el sueño se traduce cuando el soñador esta atravesando una etapa muy baja, desconsolado y desesperado. Esa sería la situación real. Además es un claro aviso de alarma inminente, ya sea por causa de una enfermedad u otra clase de peligro más indeterminado, más aun en mi caso, que andaba sobre él, al borde de caerme y en un desequilibrio total, las aguas eran negras y malolientes, el presagio estaba claro, y además no divisaba nada de vegetación, solo una estación de tren y un cielo oscuro. Se interpreta como que es difícil salir ileso del problema y los peligros que nos acechan, aunque para conseguirlo es necesario permanecer muy atento a todo cuanto nos rodea.

Y fue entonces cuando el cielo empezó a esclarecerse hasta que salió un sol radiante que me cegaba, en ese momento, y ahora, se me ponen los pelos de punta. Noté como era imposible que me cayera por esos tablones sobrepuestos en el pantano, casi noté que levitaba, y ocurrió algo que jamás en mi vida olvidaré y que me ha marcado para siempre...Salió de entre un sol radiante y entre las nubes un brazo con una gran mano que llegó hasta mí. Con rapidez de mente, o así lo entendí, supe que ERA LA MANO DE DIOS, que me quería ayudar, lloré y quise tocar su mano, pero tan solo me tocó muy suave y con un amor que no es posible explicar. Me rozó con un solo dedo y, sin palabras, entendí que no debía tener miedo de nada y que no me pasaría nada malo, que existe otra fuerza muy superior a lo que se encuentra en nuestra vida terrenal, a lo que podemos entender y que no vemos debido a la vida que lleva la mayoría, pero yo, por lo que sea, lo vi. Y lo note, en un sueño, sí, pero YA NUNCA FUI EL MISMO DE ANTES, PORQUE ENTENDI QUE HAY ALGO QUE NOS ESPERA MUCHO MAS BONITO Y CON MAS AMOR.

También debo comunicar que me pasó por la mente algo que era como un video de mi vida, muy rápido, y comprendí que si nos detenemos en las derrotas, nos podemos paralizar, pero si sacamos la experiencia de las mismas y sabemos juzgarlas saldremos más sabios de lo que somos en realidad. Creo que, a veces, no dejamos que nos ayuden en la vida, hacemos parecer que somos muy importantes, muy seguros de nosotros mismos, pero en la práctica estamos pasando de largo por los milagros que los Ángeles pusieron en nuestro camino.

En cierto modo oímos nuestra voz interior a menudo y, alguna vez, nos confundimos o distraemos en hacer lo contrario o diferente. En cierto modo, dicen tradiciones mágicas, que sobre estas voces del interior nuestro control es nulo. Quien haya experimentado la meditación, el yoga, sabe cuanto de verdad hay en esto. En cada sesión nos oímos, pero es muy difícil aplicarlo a la práctica de la vida real porque somos humanos y nos equivocamos, y nos seguiremos equivocando hasta el último día de nuestras vidas, creo yo, no se…

Yo siempre he sentido rechazo por la gente que se lucra con historias de curanderos y de rollos de revistas de ovnis, rarezas y personas que ven a la Virgen o cosas parecidas, las considero, y que me perdonen, incultas y que intentan llamar la atención, sino peor, ganarse la vida como curanderos de un cáncer en fase de metástasis. En fin, que yo no me creo nada de estas personas cuenta cuentos. Lo mío solo puede ser estrés máximo ante ciertas circunstancias, y que el inconsciente me haga soñar algo que está estudiado por la ciencia, que es algo así, como diría aquel, los fantasmas que te visitan por la noche por una conciencia nada tranquila y que sale en forma de sueños o pesadillas, nada más. Además LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON, ¿O QUIZA NO?

El segundo sueño, que de alguna forma se enlaza con la mima situación, fue el inconsciente más cruel que se pueda imaginar una persona, pero quizás la manera más clara de que entendiera algo de una forma clara y definitiva.

Se trataba de una serpiente, que hay que decir que engloba una simbología de las más amplias y complejas que existen, pues posee dos vertientes que se oponen entre sí. Por un lado, y del episodio de la manzana vivido por Adán y Eva, he sacado la conclusión de que, de alguna forma, representa el pecado, la tentación (muchas por mi parte de hacer algo nada bueno) y el mal, pues no hay que olvidar que también encarna al diablo. Sin embargo, por otra parte, la serpiente la asocio con la sabiduría, según los libros que he consultado, y también con la inteligencia, así como con las capacidades curativas o de sanación. Esculapio, el Dios de la medicina, se representa acompañado de este animal, y el mismo Jesucristo alecciona a sus discípulos para que sean sabios como serpientes.

En otros libros de oriente hace mención a que los movimientos serpentinos son vistos como emblemas de la espina dorsal. Bajo este aspecto, este reptil sería la savia que transita por la columna vertebral de las personas. Se da la circunstancia de que yo he tenido en algunos momentos lesiones en la espalda y en la columna, pero esto no significa nada de nada.

Se asocia también a los genitales masculinos, aunque también al cerebro. Creo que acerca de la serpiente hay varias y vastas interpretaciones, solo recojo lo que creo que es la quintaesencia de la serpiente, según mi opinión.

En dicho sueño yo notaba como tenía en mi estómago una gran serpiente muy ancha y fuerte y me angustiaba, quería sacarla porque si no me moriría asfixiado. Empecé a pensar en que representaba dos mundos diferentes, uno el del pánico y el otro, por la ley del ying y el yang, el de la sabiduría, pero era más fuerte el del miedo y mucha inquietud.

Metí la mano por mi boca y estaba allí, cerca de la garganta, esperándome con desafío, pero noté que tenía más miedo que yo, no se el porqué, solo es un sentimiento, la agarré muy fuerte de la cabeza y tiré para que saliera, pero se resistía de tal manera que era como si la vida dependiera de ella o de mí. Si ella se quedaba en mi interior, de alguna forma moría algo mío, si no físico, seguro que psíquico o ambas cosas a la vez. Tiré con la fuerza que debe sentir alguien cuando sabe que su vida depende de ello, y pude sacarla. Era de un metro más o menos y tenía pies (curioso), muy gorda y fuerte y quería huir de un baño que era donde estaba trascurriendo todo. No la dejé salir porque quería mirarla a los ojos, me resultaba difícil hacerlo pues se volvía como si no quisiera que la mirara, pero al fin lo hice y vi una cara de pena y de miedo. Quizás, como dice Freud, todos los participantes del sueño son uno mismo. La solté y noté un gran vacío en mi interior y una liberación que no se puede explicar con palabras, los sentimientos fuertes o se viven o no se pueden explicar, siempre he creído esta teoría. Empecé a pensar que esa liberación y esa sensación agradable de vacío físico y psíquico no podía ser otra cosa que lo que se puede imaginar: la muda de una piel nueva, de una nueva vida. Me dió la impresión de que el final de una etapa de mi vida se acabó PARA SIEMPRE, por eso la sensación tan gratificante desde el punto de vista intelectual y espiritual.

Yo no se si existe otra vida o no, si la gente ve cosas o no, si hay alguien que pueda mover un objeto con la mente o no, yo de esas cosas no se nada, pero algo de lógica al respecto de los sueños sí que pueden ser avisos, o la famosa división del cerebro en la que se encuentra el subconsciente y la parte oscura, y es ahí donde almacenamos muchos de nuestros traumas y dolores, tanto físicos como psíquicos, y de alguna manera los sueños valen para mostrar algo o sacar algo del subconsciente al consciente.

Puede ser que esté y estemos confundidos con la rutina, pero sería bueno hacer mañana algo fuera de lo común, como bailar en la calle mientras vamos al trabajo, mirar a la persona que está enfrente de nosotros en el vagón del metro o autobús y ver lo bonito que tiene como ser humano, que es único/a y por ello especial, dar ideas a tus amigos para futuros proyectos, aunque sean ridículas, pero en las cuales creemos, porque los guerreros de la luz y los espíritus libres, según mi opinión, actúan así, aunque también lloramos algunas viejas penas que todavía nos apresan el alma. Podríamos también intentar hablar con alguien con quien no quisimos hablar nunca más, pero con quien nos encantaría tener una conversación. Y que, con todo ello, PODAMOS AFRONTAR LA REALIDAD y no seguir almacenando más miserias y malas acciones, lo que llamamos la conciencia intranquila o conciencia tranquila, ESO SI QUE ES VERDAD.

Yo solo se lo que soñé, lo que sentí, y lo que cambié, no se nada más de nadie.

Pero amigo, está la frase, siempre liberadora, que dice que los sueños, sueños son. Es entonces, CON ESA FRASE, DONDE SE PIERDEN Y NUNCA SABRAN LEER LO QUE NOS DICEN LOS CAMINOS, LAS ESTRELLAS, LAS OLAS DEL MAR EN LA NOCHE, O SABER QUE SE PUEDEN LEER LAS COORDENADAS DEL UNIVERSO Y TENER UN PODER DE MENTE MUY SUPERIOR SIN GRAN ESFUERZO.

Felices sueños.



Articulos