Fantasmones, Patrañas, Psicofonias, Tonterias: - 1 de febrero, 2007

Esta vez el tema trata de estos señores y señoras que están perdidos en la más absoluta estupidez crónica y no transitoria. Me refiero a los de las PSICOFONIAS y temas extraños, que según sueñan así lo manifiestan, invirtiendo el tiempo en autoconvencerse unos a otros de eso del ¿MAS ALLA?

Yo creía de pequeño que me sería difícil dar un beso a una chica, luego hacer el amor, y así sucesivas cosas, pero se avanza con la edad y los moldes y fantasías se rompen y uno se da cuenta de que no era tan difícil nada de lo que imaginábamos. Así, a su vez, también creía que según se avanza con la edad se madura y se ve una cierta claridad de la vida, pero para mi sorpresa no es así, SE VA HACIA ATRÁS, COMO LOS CANGREJOS. Me refiero a estos fantasmones de las historietas raras y extrañas que nos cuentan, sea en radio o televisión, solo creo que algunos, no todos, ganan dinero y esa sería la justificación para hacer programas tan bochornosos y de sinvergüenzas.

Las PSICOFONIAS que nos exponen suelen tratarse de gritos de ultratumba, terribles, de un dolor infinito de personas que estuvieron en vida , y los sitios en que se realizan, lógicamente, son lugares como castillos, casas antiguas, monasterios deshabitados y últimamente en lo que fueron hospitales o manicomios donde la energía concentrada del gran dolor es, para estos fantasmones e inmaduros, un lugar de culto y taller de prácticas para sus creencias, autosugestionándose los unos/as o a los otros/as.

El caso es que todos los gritos son de dolor, quejas y demás patrañas, y yo siempre he pensado que también el Marqués y la Marquesa se darían un revolcón, o el señor de la casa con el ama de llaves se esconderían en el desván, a lo que vulgarmente se puede decir “echar un polvo”. Es más, creo que en estos sitios grandes, aunque sean monasterios u hospitales, algo me dice que había más prácticas sexuales que otras cosas, MAS ALGARABIA Y MENOS DOLOR. Ni que decir tiene que en los castillos y casas grandes los temas de sexo están al día, hoy, ayer y en el futuro.

Entonces ¿por qué una de esas PSICOFONIAS no dice algo así como, Marqués la tiene como tres, aunque suene distorsionado y de ultratumba. También podía decir algún señor/a, te quiero, más romántico ¿verdad?, y menos misterioso. O la sencilla y llana frase, cariño me pasas los tomates para cocinar. Pero hay que creer que todo fue dolor y sufrimiento porque en las máquinas tecnológicas más raras de estas inmaduras e inocentes mentes debe DE HABER TERROR, si se lo niegas son capaces de agredirte. Lo comprobé en una sala donde se reunirían personajes de estos para una conferencia y les RECORDE QUE EL CASTELLANO DE ANTES NO SE CORRESPONDE A LO ESCUCHADO O MANIPULADO, porque era de risa. Pero el miedo es libre y los tontos andan sueltos, y ya se sabe, a río revuelto ganancia de pescadores. Yo juraría, según mi humilde opinión y visión de los locutores de la conferencia, que tienen cara de puteros, pero que muy puteros, y lo que nos muestran en sus ojos y su rictus de cara es una clara patología para tratar con el psiquiatra que esté de guardia urgentemente.

Yo me crié cerca de tres castillos deshabitados, nos metíamos de noche, de día, éramos un gran grupo de personas que nos reuníamos en lo que llamábamos LOS CASTILLOS, y en cierto modo intentamos ver todas estas cosas día tras día, para pasar el rato, porque el mayor tiempo lo pasábamos metiendo miedo a las chicas para que se agarraran a nosotros y, la verdad, resultaba y allí se dieron muchos besos en la oscuridad dentro de los castillos y más cosas. Se consumía hachís y nos enrollábamos chicos y chicas. Algunos al anochecer paseábamos solos dentro de los castillos y nada de nada, aunque autosugestión no faltaba. Veíamos caras terribles en la pared, pero con solo mirar hacia detrás veíamos que había un cristal roto o cualquier cosa que hacía que la luz entrante hiciera figurar esa cara, y así muchas veces y cosas, invenciones, averiguaciones e investigar a nuestra manera y forma para asustar, que hasta nos aburrimos.

Probamos lo de las psicofonías y jamás se oyó nada de nada, pero éramos adolescentes y quizás no supiéramos entender los gritos desgarradores, y lo intentábamos con toda nuestra alma, locura y autosugestión, pero mala suerte sería. Lo único que sacamos del misterioso castillo es que metimos en caliente, las chicas a su manera y los chicos a la nuestra, la oscuridad y ese miedo da morbo y más de 200 adolescentes todos los días, había quien se daba una buena tarde- noche en el desván, la habitación de los marqueses, en los diferentes torreones, en el sótano o los múltiples pasadizos que habríamos nosotros mismos o que descubríamos por ser tan valientes de saltar de un sitio a otro, o bajar donde uno de estos locos nunca se atrevería, nosotros sí porque era nuestro refugio y nuestro barrio.

Siempre estábamos en los famosos castillos del barrio, en los cuales los únicos enemigos era la Policía Municipal, que de vez en cuando venían a pedirnos la documentación, y que por cierto nunca olvidaré que una vez me pilló una mujer policía saliendo por una trampilla, siendo yo adolescente, y entablamos una conversación cariñosa, e incluso me dejó bromear con su porra. Se rió mucho y le caí bien, lástima, casi estuvo a punto, lo juro, de bromear ella con mi porra. Será el encanto de los castillos encantados, valga la repugnancia hacia estos analfabetos del mas allá, que se lucran de los miedos de las personas. Los que de verdad se lo creen y se les puede considerar románticos, creo que es peor, por el tiempo que han invertido y que podían haber empleado en sacar una carrera universitaria, pero en fin, SAÑA CON GUSTO NO PICA.

Habría que recordarles que sus aparatos no son, ni han sido, creados para escuchar voces de otros mundos.

Que en otras épocas y dependiendo de las diferentes regiones geográficas, el lenguaje es diferente, sea en tiempo o dialecto.

Que si existen ovnis no se ponen en contacto con el señor que vuelve del pueblo mediante la radio de su coche y sí quizás con la NASA

Que el muerto al hoyo y el vivo al bollo, y se les deje descansar en paz.

QUE NO SOLO PUEDE SALIR DE ESOS MAGNETOFONES LO MALO, también puede que salgan gemidos de placer, o frases eróticas, aunque sería una tontería, como todo este mundillo, porque a este tipo de personalidades habría que encerrarlas urgentemente en un manicomio a la antigua usanza, con electroshock, manguera de agua fría por la mañana, el pelo rapado y atados a la cama. Y se lo que digo, porque existe una frase que dice que UN LOCO NUNCA RECONOCE QUE ESTA LOCO, Y TAMBIEN OTRA, NI ESTAN TODOS LOS QUE SON NI SON TODOS LOS QUE ESTAN. Esta gente, en cierto modo, no son románticos, son peligrosos para las personas que les rodean y que les escuchan, amén de los que quieren averiguar por su cuenta lo que les indican estos locos, en diferentes castillos, mansiones y demás, porque la autosugestión SÍ QUE EXISTE ¿VERDAD? AL IGUAL QUE EL DINERO PARA CONTAR PATRAÑAS Y FANTASMADAS para personas con poca formación, tanto de personalidad, cultural o interior.

Todo se puede resumir en que existe un sitio en forma de laboratorio en los EEUU, no recuerdo en que estado exactamente, en el cual ofrecen una millonada a cualquier persona que sea capaz de mostrarles un fenómeno paranormal, sea por él mismo, que mueva objetos, o cosas parecidas, piedras del cielo que no sean de este mundo, o alguna cosa parecida a psicofonías o cualquier tema relacionado con lo misterioso o EL MAS ALLA. Ellos están dispuestos a demostrar científicamente, incluso desplazándose al país que sea, que todo tiene una explicación, y desde que existe hace 12 años, NADIE HA IDO A ESE LABORATORIO DE LOS EEUU para mostrarles sus experimentos, averiguaciones o sus poderes. SERA PORQUE TIENEN QUE FIRMAR PRIMERO UN CONTRATO DE QUE EN CASO DE ENGAÑO O FALSIFICACION, DEBEN PAGARLES UNA PENALIZACION POR ESTAFA.

NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER.




Articulos